El esperanzador futuro de la animación Made in Spain

 

El sector de la animación español ha demostrado ser ágil y flexible en la adaptación a la nueva coyuntura fruto de la pandemia mundial. Han sabido mimetizarse a las dificultades adaptándose a los nuevos ecosistemas económicos, logrando mantener su ritmo de trabajo basándose en el teletrabajo sin sufrir ningún tipo de merma en la calidad ni el número de productos.

La animación española es uno de los sectores de nuestra industria cultural más reconocido y reconocible fuera de nuestras fronteras, donde sus productos gozan de un prestigio y una reputación internacional muy por encima de lo que sería de esperar por el peso y capacidad de nuestra industria audiovisual. Cuenta con un con un 70% de su facturación proveniente del extranjero y con una buena cantera de talento entre los profesionales españoles, que están entre los más reconocidos del mundo. Ha sabido crecer ininterrumpidamente durante la última década creando empleo de calidad, estable y joven, pues hay que recordar que siendo solo el 4% del total de las empresas audiovisuales españolas generan más del 20% del empleo del sector, dando trabajo a cerca de 8.000 profesionales.

Para que esta favorable tendencia se mantenga, son necesarias medidas de apoyo a la industria de la animación y los efectos visuales, como los recientes aprobado incentivos fiscales, así como una mayor inversión por parte de las televisiones públicas, pero sobre todo una especial sensibilidad hacia la animación en la próxima transposición de la Directiva Audiovisual Europea. Veremos de cerca cómo se desarrolla el camino de este pujante sector.

Lo hemos leído en The Objective.

Verificado por MonsterInsights