España cada vez mas cerca de convertirse en el principal Hub audiovisual europeo

La capital de España se está erigiendo en un poderoso imán para las grandes majors americanas de las series, desde HBO pasando por Netflix, Viacom Amazon Studios, al mismo tiempo que Movistar+ atrae el reconocimiento internacional por series propias y Mediapro concentra en la localidad madrileña de Fuencarral la creación y producción de su torrente de ficción y entretenimiento. Por si esto fuera poco, el brexit anima a las multinacionales audiovisuales a implantarse en Europa continental para acceder en las mejores condiciones al mercado comunitario, y Madrid es uno de los destinos más interesantes. Las estrechas relaciones culturales con Latinoamérica también computan a su favor.

Son años vertiginosos que anuncian un despegue a gran escala. Según un estudio de la consultora PwC, el número de series producidas se disparó algo más de un 50% entre 2015 y 2018 y su contribución al PIB pasó de 429 a 655 millones de euros. Miguel Ángel Poveda, director de Gold Tower Producciones, cree que el número de series producidas seguirá creciendo tras el parón ocasionado por el conronavirus. Uno de los motivos es la irrupción de Movistar+, Netflix, Amazon Studios y HBO, que ya representaron en 2018 casi un tercio de toda la producción de series.

Gonzalo Salazar-Simpson, director de la escuela de cine madrileña ECAM, asegura que «el 80% de nuestras últimas cinco promociones está trabajando en el sector» y que «desde 2015 los candidatos para formar parte de nuestros programas se han duplicado«. En 2017, la ECAM lanzó una incubadora que incluye un programa de desarrollo de largometrajes para productores, directores y guionistas emergentes residentes en España a través de mentorías, asesoramiento individual, seminarios y financiación de cinco proyectos de largometraje con potencial internacional. El Grupo Planeta ha visto más tarde la oportunidad y en 2021 construirá un centro de formación audiovisual en la localidad madrileña de Tres Cantos.

El ejemplo de Tres Cantos es interesante, tal y como señala el artículo de Forbes, porque muestra las costuras de la transformación que vive el sector en España. Allí se inauguró en 2019 la primera fase de Secuoya Studios, un complejo de producción audiovisual de 22.000 metros cuadrados. Nació para atraer a las productoras nacionales que servían, sobre todo, a los canales de los grupos RTVE, Mediaset y Atresmedia en España.

Sin embargo, lo que ha ocurrido es que Netflix y Amazon se han instalado como inquilinos y han elegido Madrid como el núcleo principal de su producción audiovisual en Europa. Además, la segunda fase de lo que ahora se conoce como Madrid Content City ampliará, a finales del año próximo, las instalaciones de Secuoya desde los 22.000 a los 140.000 metros cuadrados.

Mientras Amazon y Netflix movían ficha, HBO ha ampliado su presencia multiplicando el tamaño de sus oficinas en la capital de España. En paralelo, Viacom International Studios ha abierto un hub en Madrid que colaborará con sus delegaciones en Latinoamérica y coordinará el desarrollo, producción y distribución de contenidos en Europa, Oriente Medio y África.

Poveda cree que «Madrid puede convertirse en la capital europea de la producción audiovisual pero lo hará, si lo hace, gracias a la oportunidad de rodar y producir en toda España». Hay que recordar, sigue Poveda, «que España posee una enorme diversidad geográfica, que Canarias ofrece uno de los incentivos fiscales más fuertes de Europa para la producción audiovisual, que otras comunidades autónomas como País Vasco o Navarra tampoco se quedan cortas en sus incentivos y que la calidad técnica y artística de nuestra industria ha quedado de manifiesto con series de prestigio internacional como La Casa de Papel o El Ministerio del Tiempo». A estos éxitos habría que añadir la admiración que han provocado otras series como La Peste o la producción de eventos deportivos de Mediapro.

En defintiva, las sinergias entre la capital y el resto de España son necesarias para convertirse en referente del cine en el continente europeo. Según Gloria Camarero y Carlos Hernández Cuartero, de la Universidad Carlos III, Madrid, si quiere ganar esta batalla, va a tener que ir más allá de actuar como un hub de empresas audiovisuales. Necesita, advierten, transformarse en un «switch que interconecte todos los hubs de la manera más eficaz posible, de modo similar a los puentes de una ciudad, pasando contenidos de un segmento a otro». Al disponer de infinitos caminos y destinatarios, concluyen, «las posibilidades de mejora, rendimiento y seguridad son incalculables».

 

Verificado por MonsterInsights